Información del libro

Constructor de las columnas, Elpor Witness Lee

ISBN: 978-0-7363-1297-4
Copia impresa: Living Stream Ministry disponible en línea

Actualmente disponible en: Capítulo 1 de 1 Sección 1 de 8

EL CONSTRUCTOR
DE LAS COLUMNAS

La característica más sobresaliente de la fachada del templo que edificó Salomón eran las dos columnas (1 R. 7:15-22). Muchas cosas que encontramos en el Antiguo Testamento, tal como el tabernáculo y el templo, son figuras, tipos. Las columnas mencionadas en 1 Reyes 7 se refieren a la edificación del templo de Dios en el Antiguo Testamento, mientras que las columnas de Gálatas 2:9 aluden a la edificación de la casa de Dios en el Nuevo Testamento, y la columna mencionada en Apocalipsis 3:12, a la Nueva Jerusalén en el reino venidero y en la eternidad. La edificación de la casa de Dios depende totalmente de las columnas. Jóvenes, mi carga es que ustedes se den cuenta de que su responsabilidad es inmensa. Hoy en día todos tenemos la oportunidad de oro de ser perfeccionados y ser columnas. Creo que en pocos años, muchos de ustedes se convertirán en columnas.

Las columnas del templo del Antiguo Testamento fueron construidas por Salomón por medio de Hiram, “que trabajaba en bronce” y que “era lleno de sabiduría, inteligencia y ciencia en toda obra de bronce” (1 R. 7:14). Salomón tipifica a Cristo, e Hiram tipifica las personas dotadas mencionadas en el Nuevo Testamento. El hecho de que las columnas no hayan sido construidas por Salomón directamente sino por conducto de Hiram, indica que hoy Cristo no edifica las columnas directamente sino por medio de las personas dotadas.

Ahora dedicaremos nuestra atención a Hiram, quien las construyó (1 R. 7:13-15; 2 Cr. 2:13-14). En 1 Reyes y en 2 Crónicas la Biblia tiene mucho qué decir acerca de Hiram. David y Salomón consiguieron hombres hábiles para la edificación del templo, pero Hiram es el único de estos peritos constructores que se menciona por nombre. La Biblia no sólo menciona el nombre de Hiram, sino que también presenta su historial de manera detallada y muy significativa, hablándonos de su madre, de su padre y de él mismo. Al estudiar la Biblia, debemos tener en cuenta que ésta no derrocha palabras. Todo lo que recalca o repite tiene significado. En vez de considerar algún versículo como una simple repetición, debemos encontrar el sentido de cada repetición.

Cuando pasé mucho tiempo estudiando las columnas mencionadas en 1 Reyes 7 hace casi cincuenta años, no vi ninguna luz. Sólo vi que los nombres de las dos columnas eran Jaquín, que significa “El establecerá”, y Boaz, que significa “en ella está la fortaleza”. Sin embargo, al considerar el sueño de Jacob y la experiencia que tuvo en Bet-el, empecé a estudiar nuevamente estas dos columnas. Esta vez, resplandeció sobre mí muchísima luz, como la lumbrera del cuarto día (Gn. 1:14-19). Alestudiar las columnas, descubrí que muchos versículos mencionan a Hiram, el que las construyó. Me di cuenta, por lo que me decía el Espíritu, que debía prestar atención a eso. Mientras estudiaba las columnas, vino también la luz acerca de la madre y el padre de Hiram, cuyos nombres no figuran en las Escrituras. Yo estaba muy turbado por el hecho de que, según el texto hebreo, se afirma en 1 Reyes 7:14 que Hiram pertenecía a la tribu de Neftalí. Al ahondar en estas cosas, me di cuenta de que necesitaba un mensaje completo para compartir mi carga sobre el hombre que construyó las columnas.

Cuando usted oiga hablar del constructor de las columnas, tal vez diga: “No creo que yo pueda ser un constructor. En tanto que la misericordia y la gracia de Dios hagan de mí una columna, quedo muy satisfecho”. Pero no debe restringirse uno tanto. La gracia de Dios es ilimitada. No sólo puede hacer de usted una columna, sino también un constructor de columnas. No digo que todos nosotros seremos columnas o constructores de columnas, pero sí creo que en los años venideros, muchos hermanos, y aun algunas hermanas, se convertirán en columnas. Si usted no me cree ahora, le sugiero que espere algunos años. Entonces verá muchas columnas levantadas en el recobro del Señor. Cuando venga ese tiempo, me alegraré. Además, creo que muchos de nosotros nos convertiremos también en Hiram, en constructores de columnas. Dios necesita estos Hiram. En los días de Salomón se construyó un solo templo, pero ahora es necesario edificar muchas iglesias locales. ¡Cuántos Hiram se necesitan para esta obra! Cada iglesia necesita por lo menos uno. Cuando hay un Hiram en una iglesia local, esta iglesia está en la gloria. Alabado sea el Señor porque El levantó a muchos como Hiram en el pasado. Pero creo que en el futuro, el Señor perfeccionará a muchos más.


Nota: Esperamos que muchos se beneficien de estas riquezas espirituales. Sin embargo, para evitar cualquier tipo de confusión, les pedimos que ninguno de estos materiales sean descargados o copiados y publicados en otro lugar, sea por medio electrónico o por cualquier otro medio. Living Stream Ministry mantiene todos los derechos de autor en estos materiales, y esperamos que ustedes los que nos visiten respeten esto.

Back to Top