Información del libro

Estrategia de Satanás en contra de la iglesia, Lapor Witness Lee

ISBN: 978-0-7363-0994-3
Copia impresa: Living Stream Ministry disponible en línea

Actualmente disponible en: Capítulo 1 de 1 Sección 1 de 2

LA ESTRATEGIA DE
SATANAS EN CONTRA
DE LA IGLESIA

Dios desea forjar a Cristo en el hombre a fin de mezclarse con él para constituir una entidad viviente, el Cuerpo de Cristo. Este es Su propósito. Después de que el Señor resucitó y ascendió, Dios comenzó esta obra con miras a que en todo lugar y en toda comunidad exista una expresión viva de Cristo. Este es Su propósito eterno, el cual ha de cumplirse en la tierra en esta era. No debemos permitir que nada nos distraiga de esta visión, la cual se presenta claramente en las Escrituras.

Sin embargo, inmediatamente después de que Dios comenzó este proyecto, Satanás, el enemigo, se infiltró para frustrar y estropear Sus planes. La iglesia tiene una historia de casi dos mil años, y durante todo ese tiempo Satanás ha estado sumamente activo. Todas sus actividades pueden resumirse en tres categorías:

1. LOS SUBSTITUTOS DE CRISTO

La primera actividad de Satanás consiste en producir substitutos de Cristo. Dios desea forjar a Cristo en Su pueblo escogido, y que El sea el centro, la realidad y la vida de ellos, y su todo en todo. Pero Satanás ha producido muchos substitutos sutiles y muchas imitaciones astutas.

La Epístola a los Colosenses se escribió porque en aquel tiempo la filosofía se había infiltrado entre los santos de Colosas y se había convertido en un substituto de Cristo. La filosofía es el mejor logro de la cultura humana, por lo cual el enemigo la ha usado para distraer a los creyentes. Por esta razón Pablo le escribió a los colosenses diciéndoles que Cristo es “la porción de los santos” (Col. 1:12), y que El debe ser “el todo, y en todos” (Col. 3:11). También les dijo: “Mirad que nadie os lleve cautivos por medio de su filosofía y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Col. 2:8).

El libro de Hebreos se escribió porque Satanás estaba usando la religión que se formó como producto de los oráculos de Dios, para reemplazar a Cristo. La religión judía tuvo su origen en Dios, ya que El la había establecido y usado, pero Su propósito no era forjar tal religión en su pueblo. Supongamos que una madre quiere darle medicina a su hijo, pero el niño en su necedad se resiste a tomarla y en vez de ello se pone a jugar con el frasco de la medicina. Esto mismo sucedió con la religión judía, la cual era simplemente el frasco que contenía a Cristo, quien debía ser suministrado al pueblo escogido de Dios, pero el enemigo astuto hizo que ellos dieran más valor al frasco que al contenido. Satanás logró que la religión establecida por Dios se convirtiera en un substituto que reemplazara a Cristo. Por lo tanto, el que escribió la Epístola a los Hebreos aclaró que Cristo está por encima de todo y es superior a todo. La meta es Cristo, no la religión judía ni ningún otro elemento religioso.

La Epístola a los Gálatas se escribió para poner en evidencia otro de los substitutos que el enemigo había infiltrado. En esa época Satanás usó a los judaizantes para lograr que la ley se convirtiera en un substituto de Cristo. La ley había sido dada por Dios, así que aun para El era “santa, justa y buena” (Ro. 7:12). A pesar de ello, el enemigo la usó como un instrumento para reemplazar a Cristo. Con esto vemos que Satanás utiliza la filosofía, la religión y la ley para distraer a los creyentes y alejarlos así de Cristo.

En la Primera Epístola a los Corintios vemos otra distracción o substituto de Cristo. Aquí los dones dados para la dispensación del Nuevo Testamento fueron usados por el enemigo para reemplazar a Cristo. El apóstol Pablo dijo: “Los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo...” (1 Co. 1:22-23). Las señales y la sabiduría pueden ser substitutos de Cristo. En el primer siglo de la iglesia Satanás usó todas estas cosas de modo que usurparan el lugar que le correspondía a Cristo.

Si estudiamos la historia de la iglesia desde el siglo segundo hasta el presente, encontraremos muchos otros substitutos de Cristo. Uno de los más usados por el enemigo ha sido los ritos religiosos. ¡Cuán numerosos y predominantes son los formalismos y ritos en el cristianismo y cómo usurpan el lugar de Cristo! Las enseñanzas constituyen otro substituto, incluso aquellas que hablan acerca de Cristo. A pesar de que dichas enseñanzas son buenas, sanas, bíblicas y espirituales, el enemigo las han usado para reemplazar a Cristo. Muchos grupos cristianos defienden más sus enseñanzas que al propio Cristo. La teología es otro substituto de Cristo, pues ocupa el lugar de Teos, que significa Dios. La teología reemplaza la realidad, la cual es Cristo.

El enemigo es muy sutil, pues infiltra algo que se parece a la realidad, pero que no lo es. Muchos creyentes han sido envenenados por estas cosas. Ellos muerden el anzuelo inconscientemente y quedan atrapados. Por consiguiente, son distraídos y alejados de Cristo por algo que se parece a El, pero que no es El.

Existen tantos substitutos de Cristo que no alcanzaríamos a enumerarlos todos. ¡Cuán lamentable es la situación actual! Son muchas las cosas, malas y buenas, seculares y espirituales, que usurpan el lugar de Cristo. A Satanás no le importa cuál sustituto usa, con tal que logre distraer a los creyentes. Si tiene éxito en hacerlo, está satisfecho.


Nota: Esperamos que muchos se beneficien de estas riquezas espirituales. Sin embargo, para evitar cualquier tipo de confusión, les pedimos que ninguno de estos materiales sean descargados o copiados y publicados en otro lugar, sea por medio electrónico o por cualquier otro medio. Living Stream Ministry mantiene todos los derechos de autor en estos materiales, y esperamos que ustedes los que nos visiten respeten esto.

Back to Top